Relatos de Campañas: Bajo el Manto de las Sombras

– Tenemos localizado al objetivo. Se dirigen al sur de la ciudad por la rivera del Anhk.
– Perfecto. 

El equipo de Azur se ocultó bajo el manto de las sombras de la noche. Anhk Morpork era una gran ciudad, y por ello era un lugar perfecto para las emboscadas. Habían seguido a su objetivo durante toda la noche. Incluso fueron espectadores del asesinato de una mujer a sus manos. Pero salvar a la pobre desgraciada no entraba dentro de las órdenes recibidas…

Sus instrucciones eran claras: Acabar con Rayne, una muchacha joven y esbelta, con el cabello carmesí; frágil en apariencia. Pero nada más lejos de la realidad pues se trataba de un instrumento letal que trabajaba para la organización Wissenschaft.

Harod hizo un gesto y el ataque se produjo con perfecta coordinación. Habían sorprendido a sus enemigos y los habían conseguido separar en dos grupos. Él se ocuparía de mantener ocupadas a Sophia y Verónica mientras sus compañeros acababan con Rayne. Pero de repente un relámpago negro y mortal se abalanzó sobre él. Apenas le dio tiempo a ver los fríos ojos de la muchacha que anunciaban su muerte. En un movimiento desesperado, intentó bloquear el mortal ataque con sus manos, aunque sabía que sería inútil, pero algo ocurrió. Escuchó gemir a la chica y vio como su cuerpo salía despedido hacia la oscura agua del río. Claude le había salvado.

El temperamental muchacho se lanzó, feroz, contra la muchacha que ya se había incorporado en el agua. Los dos entrechocaron sus armas y comenzó la batalla. La brutalidad de los golpes hacía saltar chispas de sus aceros, y la velocidad de sus movimientos era asombrosa. Rayne superaba a Claude en agilidad, pero el golpe sufrido le impedía imponerse a su adversario. Los dos sufrieron grandes heridas antes de que el resto de combatientes se uniesen a la pelea. 

Era claro que si seguían así las cosas Harod  perdería a más de un compañero. Hacía poco que habían llegado a la ciudad. Tendrían más oportunidades de acabar con ella.

-Retirada – Dijo con un susurro.

Y tal como habían llegado, los agentes de Azur desaparecieron del lugar.

Harod se vengaría. Esto no quedaría así. Jamás había sentido la fría mano del miedo acariciarle tan de cerca. Él no temía a nada ni a nadie. 

Y menos a esa mujer…

HURGRIM

7 opiniones en “Relatos de Campañas: Bajo el Manto de las Sombras”

  1. La verdad es que escribí bastante de Azur durante la campaña. Debe ser porque me caen simpáticos o porque los pobres sufren más que las bambas de Forrest Gump, jejeje.

    PD: Como siempre muchas gracias a todos por leerme!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *