Relatos de Campañas: Los tejados de Ahnk

La noche en Anhk era cerrada. La luna nueva no asomaba su cara y eso sumía la ciudad en la tenebrosa penumbra que producía la luz de las farolas mezclada con la densa niebla. Para el grupo de asaltantes, aquel manto blanco les había sido de extrema utilidad. Las cuatro sombras borrosas se ocultaban tras las chimeneas de los puntiagudos tejados de la zona alta de la urbe.

La misión había sido todo un éxito. Habían cogido desprevenido al grupo imperial y habían logrado capturar al objetivo. Pese a todo, uno de los asaltantes apenas podía sostenerse sobre sus pies, ayudado por sus compañeros. 

 -¿Por qué diablos ha hecho eso? Se supone que es nuestro capitán. – La mujer, armada con una guadaña y vestida te negro y con una falda corta y cómoda a juego no podía ocultar el fastidio en su voz. – Ha puesto en peligro la misión. ¡Será cabezota!

-S-Se la debía… – Gruñó el hombre herido. Era alto, calvo y lucía una barba puntiaguda y arreglada, tan oscura como el traje que llevaba. Iba dejando tras él un reguero de sangre, que manaba de una profunda herida en el pecho. – Maldito Janus… ¿Se creía que iba a dejar pasar su desaire?

El corte era terrible, y los cuidados de Sophia apenas habían servido para taponarle algo la hemorragia, pero aún así sonreía. 

-¿Y qué diantres quieren hacer con este bicho? – Rayne sostenía bajo su brazo un artefacto que emitía un leve zumbido. – Era aterrador… y asqueroso…

-Órdenes de los de arriba. – Contestó Sophia. – Creo que están estudiando la procedencia de la energía que ha abierto esas brechas interdimensionales. Opino que intentarán investigar a la criatura. Quizás puedan sacar provecho de ella.

Lorenzo tosió y el esfuerzo le hizo gruñir de dolor.

-Imbécil… – susurró la cuervo.

HURGRIM

2 opiniones en “Relatos de Campañas: Los tejados de Ahnk”

  1. a mi me mola mas el rollo oriental (y ninjas of course)…, asi que me molaria uno de Kagemaru…, se que incluistes alguno anterior de Kujaku…, pero solo hacia acto de presencia.. ;-P, tb estaria bien q fueran algo mas largos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.