Relatos de Campañas: Raincross

Alessa disparó su bala oscura contra el ingenio maldito de Sol Negro. El ataque le cogió desprevenido y no tuvo tiempo a intentar esquivarlo. Murió en el acto.

La capitana de Wissenschaft retrocedió mientras gritaba órdenes a sus compañeros. Pudo ver como Cordelia se apostaba tras un muro y se preparaba para disparar. Más lejos, Verónica se ocultaba para atacar por sorpresa a sus enemigos. La Cuervo esquivó sin mayores problemas los proyectiles que le lanzaron y con dos mortales hacia atrás se cubrió tras unas ruinas de un antiguo edificio. Con una rapidez inusitada cargó de nuevo sus pistolas y apuntó. Esta vez dirigió su atención a la mujer que parecía lanzar órdenes a los monstruos que se le acercaban. Raincross respiró hondo, como siempre hacía antes de lanzar su ataque, dejó que sus hombros se relajasen, que su pulso se estabilizase y disparó su ataque más mortífero: el Strom Waltz.

La mujer no tuvo tiempo a gritar. Cuando fue consciente de que la habían alcanzado, su pecho ya estaba agujereado por cuatro lugares y su cuerpo volaba por los aires, impulsado por la fuerza del ataque.

«Misión cumplida. Y ahora, a divertirse».

HURGRIM

3 opiniones en “Relatos de Campañas: Raincross”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.